Guía para la sospecha

Hace unas semanas, en este artículo se comenzaron a plantear los principales desafíos que deben enfrentar aquellos estudios que buscan identificar una causalidad.

Lamentablemente, muchas veces nos encontramos con estudios que se venden como descubrimientos de causas cuando en realidad solo están retratando alguna correlación o publicando estimaciones sesgadas. La mayoría de ellos sobre temáticas más que sensibles, por lo que pecan de irresponsables.

A continuación, les dejo mi pequeña guía personal, inspirada y basada en apuntes de la materia de Guillermo Cruces en UdeSA sobre Economía Laboral, para detectar a esos artículos engañosos:

  1. Sospechar siempre de títulos del estilo “la ciencia lo confirma”.
  2. Sospechar siempre de las fuentes citadas al estilo “prestigiosos investigadores de la (nombre una universidad rara)”.
  3. Sospechar siempre de los estudios que no tienen más de un grupo de estudio (no existe control).
  4. No caer en la trampa de la gran cantidad de observaciones: “un estudio con más de 12000 estudiantes dio que…”

Ampliaremos. Contribuciones más que bienvenidas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.